¿Por qué los niños se aburren el clase?

Niños sentados de espaldas para mostrar por qué los niños se aburren en la escuela.

Muchas veces te habrás preguntado por qué los niños se aburren en clase. Si respondemos rápido a esta pregunta podríamos decir que la escuela tradicional aún no se ha adaptado a los nuevos tiempos. Para hacerlo debe llevar a cabo una transormación que en muchos casos, gracias a fantásticos profesores, ya ha comenzado.

Motivos por qué los niños se aburren en clase

A continuación voy a enumerar las razones de por qué los niños se aburren en la escuela. Son maneras de actuar propias de la esculea tradicional. Con ello, no quiero decir que todas las escuelas tradicionales comentan estos errores. Hay un profesorado estupendo que cada día se esfuerza por hacerlo mejor. ALgunos tratan de introducir nuevas estrategias de pedagogías alternativas. Si este es tu caso, te animo a leer esta comparativa entre el enfoque Reggio Emilia y el método Montessori.

Ahora sí, voy a enumerar las razones que me hacen entender por qué los niños se aburren en la escuela.

La enseñanaza se centra en el contenido en lugar de centrarse en el niño

Si centramos la enseñanza en los contenidos no tenemos en cuenta los intereses particulares de los niños. Muchos profesores vieven angustiados por terminar de impartir un extenso currículum que proviene de los organismos educactivos. Al hacerlo, caen en la trampa de olvidar que es más relevante para el grupo que tienen delante.

Los niños son receptores pasivos de la información

Su función se limita a escuchar y asimilar los contenidos. La clase es unidireccional, es decir, del profesor hacia los etudiantes. De esta manera, los niños ven que no hay diferencia en si prestan atención o no. La clase continuará sin ellos. Al no sentirse parte necesaria del acto educactivo, estamos perdiendo un material valiosísimo.

No se incorpora ningún elemento lúdico en la rutina de las lecciones

A veces, las lecciones son siempre iguales. Explicación, actividades, esquemas. Eso hace que haya poco margen para la diversión. No nos olvidemos de que nos encontramos ante personitas. Niños y niñas que están sentados en su pupitre muchas horas al día. Estoy segura de que un poco de diversión ayudaría a despertar su interés.

Pupitres vacíos de una clase

El interés general por encima del interés particular

Se propicia un sistema de enseñanza generalizada, sin tener en cuenta las peculiaridades individuales. Cada alumno/a es diferente en intereses, ritmos y capacidades. Además de todas las diferencias socio-economicas, familiares y emocionales de cada unno. ¿De verdad crees que todos podrán aprender de la misma manera?

La repetición

El método tradicional es un método repetitivo. Por tanto, la curiosidad del niño decae. No hay expectativa de sorpresa, cada día será igual que el anterior, y así hasta final del curso. No hay nada más aburrido que la monotonía.

Falta de autonomía

La escuela tradicional no suele motivar a los niños a pensar, crear y actuar por sí mismos. Al contrario. Hay una hora específica para ir al baño, descansar o hacer tu tarea. La autogestión de su aprendizaje está totalmente fuera de lugar. Sin autonomía, es más difícl desarrollar una buena autoestima que nos permita automotivarnos para aprender. Y no hablo de notas ni de positivos y negativos. Esto son estímulos externos, considerados premios y castigos al comportamiento. Si de verdad queremos interés, debemos incentivar un estímulo intrínseco, no extrínseco.

Las ciencias y las artes

Existe una jerarquización de las materias. Según el especialista Ken Robinson una jerarquía clasifica las materias “importantes” y aquellas que son prescindibles. Las materias más relevantes en la escuela son la lengua, las matemáticas y las ciencias. El resto de asignaturas se consideran de menor relevancia. Son meras comparsas, detalles deocrativos de los realmente importante. De esta manera, las materias artísticas quedan siempre relegadas a un segundo plano. Las razones de esta diferenciación, según dicho educador son:

  • Razones económicas. Se cree que las disciplinas de ciencias son las más relevantes para entrar en el mundo laboral. En general, no se suele tener en cuenta que hay gente que se gana la vida con la danza, el teatro o la escritura.
  • Razones culturales. La cultura occidental tiende a la racionalidad. Por ello, preferimos poner nuestra confianza en las materias científicas, basadas en hechos, que en las materias artísticas, más cercanas a los sentimientos.

Evitar que los niños se aburran en clase

Para lograr que lo niños no se aburran en clase hay que esquivar los errores anteriormente enunciados. ¿Cómo? Pues vamos a verlo rápidamente.

  • Centrando la enseñanza en los niños: sus intereses, sus preocupaciones, sus preguntas.
  • Hacer a los niños partícipes. ¿Cómo?
    • Darles un papel activo a la hora de recabar información sobre un tema.
    • Ponerles manos a la obra haciendo trabajos cooperativos.
    • Darle materiales manipulativos.
    • Dejándoles decidir sobre qué quieren aprender.
  • Incoporar algo diversión. Realizar proyectos de Aprendizaje Basado en el Juego (ABJ).
  • Individualizar el aprendizaje en lo posible. Es necesario observarles y ver de qué manera aprende mejor cada niño. Para ello, es útil investigar sobre la Teoría de las Inteligencias Múltiples y cómo llevarla a cabo. Educación 3.0 da unas claves para ligarlas a cada una de las competencias.
  • Innovar en la metodología para evitar a repetición y la monotonía. Se pueden buscar nuevos materiales, recursos y estrategias.
  • Responsabilizzar a los niños de sus propio aprendizaje. Para ello, es necesario darles autonomía a la hora de decidir qué, cuándo y cómo quieren estudiar. Los Talleres de educación primaria montessori son un buen ejemplo.
  • Dar la misma relevancia a todas las materias. De esa manera, el niño que destaque en Eduación Física no tiene por qué sentirse menos apto que aquel que destaca en Matemáticas. Ni viceversa. De esta manera podemos logra una educación integral del niño.

Conclusión

Ahora que ya conoces las causas de por qué los niños se aburren en la escuela, puedes analizar si tu personita  o tú, si eres docente, eres víctima de alguno de ellos. Te invito a que analices ¿Hay algo que podamos cambiar? ¿Cómo podemos hacerlo?

Quiero conocer todas tus experiencias y opiniones sobre este tema. Puedes decírmelo en un cometario de esta entrada o en redes sociales. Son Personitas tiene página en Facebook, cuenta de InstagramPinterestTwitter y Google +. No olvides suscribirte para recibir todas mis novedades en el newsletter del blog, además de contenido exclusivo.

Gracias por leerme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *