¿Por qué los niños no comen? Causas y consejos.

Niña llevando fresas demostrando por qué los niños no comen

La relación entre los niños y la comida no siempre es perfecta. Nos preocupa mucho por qué los niños no comen. A veces es solo una temporada, mientras que en otras ocasiones es algo sistemático. La alimentación de nuestros pequeños es uno de los pilares de su crecimiento y su desarrollo, de ahí su importancia. Por ello, vamos a analizar las causas de por qué los niños no comen. También trataré de ofrecer algunos consejos para solucionar este problema.

¿Por qué los niños no comen? Causas.

Antes de nada, déjame advertirte que yo no soy nutricionista ni pediatra. Soy profesora y madre.  Mis consejos se basan en el conocimiento que me aportan mis lecturas, mi propia experiencia y el sentido común. Por ello, te invito a que sigas leyendo; pero si tu problema es grave, consulta a un especilista.

Muchas veces nos preocupamos sobre por qué los niños no comen lo suficiente. Sin embargo, esta preocupación no siempre está justificada. ¿Cuánto es comer suficiente? ¿Cuánta comida necesita un niño pequeño?

Para responder estas preguntas te invito a conocer primero algunos datos sobre el desarrollo infantil. Con ellos en la mano, podremos entender mejor la situación.

El crecimiento del bebé y el niño

Durante su primer año de vida los bebés crecen a gran velocidad. Su peso aumenta unos 6 kg. y su longitud unos 25 cm. En el segundo y en el tercer año, el proceso de crecimiento baja de ritmo. En su tercer año de vida, un niño aumentará unos 2 kg. y unos 8 o 9 cm. Como ves, la diferencia es notable. El ritmo de crecimiento desciende un 20-30% con respecto al primer año de vida.

Querido papá junto a su hija corriendo

Con este dato en mano, ya podemos adivinar que necesitarán ingerir mucho menos alimento.

La relación con la comida del bebé y el niño

Pero hay más datos relevantes. Necesitamos saber cómo es su comportamiento típico durante estos meses. ¿Cómo es la relación con los alimentos durante los primeros años de vida?

  • De 0 a 6 meses suelen tener lactancia exclusiva. En ocasiones, alrededor de los cuatro meses se comienza con la fruta. En este artículo verás cuando empezar la alimentación complementaria.
  • Desde los 6 hasta los 12 meses es una etapa de exploración. Lo habitual es que se lo metan todo a la boca. Y cuando digo todo, quiero decir TODO. No solo los alimentos, sino cualquier objeto que les parezca interesante. He visto a niños de esta edad tratando de comerse pequeños insectos o arena. Seguro que tú también conoces algún caso.
  • Entre los 12 y los 18 meses se hacen más selectivos. Estas personitas ya han descubierto qué alimentos les gustan más. Incluso reconocen qué cosas se pueden comer y cuáles no, aunque necesitarán supervisión hasta los 36 meses.
  • A partir de los 18 meses hasta los 36 meses están en una etapa de descubrimiento del mundo. Esta etapa a veces se conoce como “inapetencia aparente”. En muchos casos se debe a que quieren descubrir tantas cosas, que no tienen tiempo que perder con la alimentación. Ni con el sueño. ¿Has intentado poner a dormir la siesta a un niño de dos años?  De esto hablaremos en otra ocasión, pero si también te preocupa el descanso, puedes leer este artículo.

¿Cuánto necesita comer un niño?

Por todo lo que hemos visto ahí arriba un niño necesita comer mucho menos de lo que pensamos. En el mundo occidental, los niños desnutridos no suelen ser un problema. Los niños obesos y la diabetes, sí que lo son. Por tanto, generalmente no hay razón para preocuparse.

Ejemplo de alimentación infantil saludable con frutas, aguacate, huevo y atún.

“Sí, ya, pero ¿cuánto exactamente debe comer un niño sano?” dirás.

Depende del niño, de su actividad física, del entorno, de su genética y su personalidad. Pero si aún así, insistes en tener un dato orientativo, ahí va: Según KidsHealth entre 1000 y 1400 calorías diarias. ¿Y cuánto es eso?

  • Una taza de cereal precocido, o media taza de arroz o pasta o una rebanada de pan.
  • Dos tazas de lácteos: leche, yogur o queso (57 gr).
  • Una taza de verdura y otra de fruta.
  • 28 gramos de carne o pescado. Otras opciones de proteína son1 huevo o un cuarto de taza de legumbres.

¿Por qué los niños no comen? Consejos.

Como podrás deducir de todo lo anterior, en general creo que la mayoría de los niños, salvo enfermedades diagnosticadas, comen suficiente. Y lo hacen por una razón muy sencilla: instinto de supervivencia. Nuestras personitas son suficientemente inteligentes como para no dejarse morir de hambre. Ni enfermar. ¿Entonces cuál es el problema? Nos encontramos ante tres opciones:

  • Puede ser que nuestro hijo/a coma suficiente cantidad como para no tener hambre, pero que lo que ingiere no sea nutritivo.
  • Puede ser que nuestro hijo coma de manera suficiente y obteniendo todos los nutrientes que necesita, pero la percepción de los padres sea errónea.
  • En casos excepcionales, tu hijo puede no tomar suficiente alimento porque padezca una enfermedad. En ese caso, no deberías buscar la información en Internet. Deberías acudir al pediatra inmediatamente.

A partir de este punto daré consejos para los del primer y segundo grupo. Creo que habrás solucionado parte del problema con la primera mitad del artículo. El tercer tipo, los que realmente tienen un problema alimentario, les deseo toda la suerte con su pediatra.

¿Por qué los niños no comen alimentos sanos?

En este otro artículo te ofrecí algunos consejos sobre cómo conseguir una alimentación saludable. Anteriormente te hablé también de cómo disminuir el consumo de azúcar en los niños. Hoy te voy a dar algunas pautas más para lograr que los niños coman mejor. ¿Por qué los niños no comen alimentos sanos?

Bebés mordiendo una sandía

Consejos para que los niños coman sano.

Debes tener en cuenta algunas cosas:

Elegir el menú

  • Los niños no van solos al restaurante, ni al mercado ni se cocinan su propia comida. Un niño podrá comer solo lo que un adulto le ofrezca. Si quieres que tus hijos coman sano, ofréceles solo alimentos saludables. Con esto habrás superado la mitad del problema.
  • Los alimentos saludables son aquellos que ofrecen hidratos, proteínas y grasas de calidad. Así como las frutas y las verduras que deben ser su mayor porción de comida. Los lácteos en sus primeros años de vida también son fundamentales, pero la porción debe ir disminuyendo para hacer hueco a otros grupos de alimentos.

La hora de la comida

  • Es fundamental establecer una rutina de alimentación. Los niños necesitan comer a la misma hora y en el mismo lugar. Evita darles aperitivos o snacks fuera de horas. Si comen cada poco rato su sistema digestivo estará continuamente funcionando. Además, no tendrán hambre cuando sea la hora de comer. Es importante que sepas cómo establecer buenas rutinas de alimentación, sueño y descanso desde el nacimiento.
  • Los niños necesitan tiempo para comer en estas edades. Unos 30 o 40 minutos serán necesarios. Están aprendiendo a masticar, a tragar, a usar sus manos o los cubiertos. No es fácil, dáles tiempo.
  • Comer en familia es importante para comer sano. Además, hay que reforzándolo ofreciendo un menú único para todos los miembros. Ya he hablado cientos de veces de la importancia de modelar con el ejemplo. Si comes sano, tu personita comerá sano. Si pruebas nuevos alimentos, tu personitas querrá probarlos. Y encima se crea un vínculo positivo con la comida al relacionarla con la familia.
  • Organiza las comidas de manera vistosa y apetecible. No se trata de que hagas un pavo real con los trocitos de comida. Más bien al contrario. No escondas  los alimentos ni hagas que parecan lo que no son. Agrupa los alimentos por categorías. Está demostrado que los niños son más propensos a probar un alimento cuando está separado de los demás. Por ejemplo, si vas a hacer arroz con zanahorias y pechuga de pollo, no lo cortes en trozos y lo mezcles. Pon en un lado del plato los trocitos de pollo, en otro unos palitos de zahanoria y un tercer montón para el arroz.

Autonomía a la hora de comer

  • Permite que autorregule su cantidad. No puede decidir qué comer, pero sí cuánto. También podrá elegir qué no probar.
  • Nunca obligues a un niño a comer. Conseguirás una respuesta reaccionaria. Sea cual sea la razón de por qué los niños no comen, con malos modos no solucionarás el problema.
  • Permite que use las manos para explorar la comida y ser capaz de alimentarse solo. Cuando sea capaz, ofrécele los cubiertos para que pueda comer como el resto de la familia. Enséñale también a limpiarse por sí mismo. La independencia a la hora de comer les hará aumentar su autoestima.

Consejo final: la comida no es un premio ni un castigo

  • La comida no es un premio. No digas: “si te lo acabas todo te doy un postre”.
  • Tampoco es un castigo. No le chantajees diciendo: “Si no te lo comes, mañana te haré verduras otra vez”. Con ello solo conseguimos que los niños perciban los alimentos como buenos o malos.
  • Paciencia. Si no quiere comer algo, no protestes. Acepta su decisión. Eso no significa que descartes para siempre ese alimento. Ofréceselo otro día, cocinado de forma diferente y con otros acompañamientos. Incluso, si lo ofreces de la misma manera, tal vez otro día esté más propenso a probar.

Conclusión

Ahora que conoces las causas de por qué los niños no comen. Si tu personita no come o no hace elecciones sanas con la comida, puedes solucinarlo. Arriba he dejado muchísmos consejos sobre alimetación, que se complementan con todos los enlaces que he puesto a tu disposición. ¿Comen bien tus hijos? ¿Cómo organizas la hora de la comida? ¿Qué relación tinen tu personita con los alimentos? Si te interesa este tema, no dudes en decírmelo para que pueda escribir más sobre él.

Responde a estas preguntas o plantéame tus dudas en los comentarios. ¡Me encanta que me dejes comentarios! También puedes decírmelo en redes sociales. Son Personitas tiene página en Facebook, cuenta de InstagramPinterestTwitter y Google +. No olvides suscribirte para recibir todas mis novedades en el newsletter del blog, además de contenido exclusivo.

Gracias por leerme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *