Día de la niña: Carta a una niña imaginaria.

Día de la Niña con una niña en un columpio

El 11 de Octubre se celebra el Día de la Niña. Cada año este evento internacional de las Naciones Unidas nos recuerda que las niñas del mundo sufren una doble discriminación: por género y por edad. Eso es solo de entrada, ya que según las circunstancias, se pueden añadir otras razones de discriminación y exclusión: pobreza, raza, religión u orientación sexual, son solo algunas.

Celebrar el Día de la Niña

Por ello, el Día de la Niña debemos reivindicar con fuerza que debemos respetar a todos los seres humanos y velar por su integridad física. Solo daré un dato que ofrece la ONU:

Cada 10 minutos muere una adolescente como víctima de la violencia sexual.

Cada diez minutos.

Una niña muerta cada diez minutos y no estamos haciendo nada.

Mención aparte, de que las niñas aún tiene problemas para acceder a la educación y que aunque accedan, luego se encontrarán con discriminación laboral por su sexo. Recibirán peores salarios y lo tendrán mucho más difícil para promocionar.

Por todas estas razones hoy quiero escribir una carta a una niña imaginaria.

Carta a una niña imaginaria

Querida, querida niña:

Me dirijo a ti con motivo de la celebración del Día de la Niña. No, hoy no es una celebración con regalos, no es una fiesta. Es solo un evento, una ocasión.

Infancia, educación y vida

Aprovecho el Día de la Niña para decirte que juegues mucho, ahora y siempre. Nunca serás demasiado mayor para jugar. No hay nada que no puedas hacer. Cuando estudies, estudia lo que quieras. Cuando seas mayor, trabaja en lo que quieras. Lo que tú te propongas, con esfuerzo y dedicación, lo podrás conseguir. Y cuando lo consigas, habrá valido la pena.

También en el Día de la Niña te quiero advertir que oirás muchas palabras necias en tu camino. “Esto no lo puedes hacer, es cosa de hombres.” “Vete a llorar como una niña”. “Vaya niña más mandona”. No te preocupes, es solo que tienen miedo. No están acostumbrados a niñas fuertes, valientes y capaces. Pero todas lo somos si no nos dejamos pisar. Por eso, no agaches, la cabeza, defiende lo tuyo. Y si te caes, levántate.

Tu cuerpo y sexualidad

En este Día de la Niña te recuerdo que nadie tiene derecho a tocar tu cuerpo. Ni familia, ni profesores ni amigos. Por supuesto, ningún desconocido. N A D I E.

Con motivo del Día  de la Niña te digo que ojalá no tengas que llevar cuidado cuando vas por la calle. Ojalá nadie tenga por qué molestarte con palabras ni miradas lascivas. Eres una niña y deberías seguir siéndolo.

Cuando crezcas y empieces a tener relaciones, tú eliges quién puede tocarte y hasta dónde. Recuerda también que aunque hayas iniciado tú una relación, puedes pararla en cualquier momento. Y eso no es de ser “calientanada”. Eso es solo cambiar de opinión. No hay nada de malo en cambiar de opinión.

Un poco de amor y autoestima

El Día de la Niña me sirve para anunciarte que yo te quiero. Esto es algo que todas las niñas deberían escuchar a menudo. Te quiero, y no importa lo que hagas, te seguiré queriendo. Porque no importa qué ropa hayas elegido hoy para ir a la escuela, no importa qué musica escuches o cómo lleves tu pelo.

Eres bella por dentro y por fuera.

Hasta siempre.

Dibujo de La Curiosa Carola en el Día de la Niña por Mavi Pastor.

Conclusión

Ojalá esta carta legue a muchas niñas del mundo. Y sobre todo, ojalá que una carta así no tenga que ser escrita nunca más. Hay muchas más cosas que les diría a las niñas: que busquen referentes, mujeres que hicieron grandes cosas, que no se adapten a las normas sociales y que nunca cambien todo lo que son por otra persona.

Pero le diría aún más cosas. Probablemente me llevaría toda su infancia, toda su adolescencia y quizá parte de su madurez educarla en el feminismo. No es tarea que se resuelva en una carta. Aún así, espero que la carta al menos inspire a aquellas personas que tienen en sus manos el poder de educar a las niñas. Y lo que no es menos importante, las personas que educan a los niños. Ellos también deben cambiar.

También tengo algo que decirte a ti, seas padre, madre, abuelo o docente: ayuda a las niñas a ser felices, a querese y sentirse queridas.

Quiero conocer todas tus experiencias y opiniones sobre este tema. Puedes decírmelo en un cometario de esta entrada o en redes sociales. Son Personitas tiene página en Facebook, cuenta de InstagramPinterestTwitter y Google +. No olvides suscribirte para recibir todas mis novedades en el newsletter del blog, además de contenido exclusivo.

Gracias por leerme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *