Cohousing: una forma diferente de crianza en comunidad

Piscina comunitaria que podría ser de un proyecto de cohousing

Seguramente no has oído hablar del “cohousing” pero yo me he propuesto que a partir de hoy lo conozcas. Siempre es bueno conocer cosas nuevas, sobre todo, si estas tienen que ver con formas diferentes de hacer las cosas. Ver cómo otros hacen las cosas de manera diferente nos ayuda a abrir nuestra mente. Nos sirve también para preguntarnos si lo que estamos haciendo por inercia, cultura y costumbre es la mejor opción.

Es conocida la cita de “Para educar a un niño, hace falta una tribu entera”. Por ello, me parece interesante esta idea en la que vamos a entrar en detalle.

¿Qué es el cohousing?

El cohousing es vivir en comunidad con otras familias en un lugar que mezcla espacios privados con zonas comunes. Las zonas comunes potencian la convivencia y el encuentro. Para abaratar los costes de la construcción, generalmente las personas reducen el tamaño de su propiedad privadas para  aumentar la superficie dedicada a zonas comunes. La comunidad está normalemente diseñada y planificada por los propios vecinos desde el principio, de manera que se ajusta a sus necesidades. Si quieres más información, visita la página de eCohousing España.

Infografía de Cohousing que expica este modelo de convivencia.
Infografía de eCohousing España

¿Cómo se adquiere una vivienda de cohousing?

Según la web de eCohousing la forma habitual es una cooperativa con cesión en uso. De esta manera, la cooperativa es la propietaria y los miembros tienen derecho de uso que es hereditario. Este derecho de uso también de puede vender por lo que sepuede cambiar de una proyecto de housing a otro según las necesidades de cada etapa de la vida.

Zonas comunes en el cohousing

El uso compartido de zonas comunes es una manera ecológica de usar de manera más racional nuestros rescursos. En la web de eCohousing España explican: “Cohousing es una alternativa al anodino y derrochador urbanismo actual”. Estás áreas comunitarias pueden ser:

  • una cocina – comedor comunitario
  • salas polivalentes
  • sala de cine
  • salas de estudio / oficina
  • gimnasio
  • lavandería
  • jardines con zonas de juegos
  • piscina

Comedor y cocina son zonas comunes del cohousing.

Cohousing: ejemplos de convivencia

La idea va más allá de lo que sería una urbanización con piscina compartida. El matiz es que todas las personas que viven en esa comunidad se comprometen a querer participar en la comunidad.

Hay muchos tipos de personas que pueden estar interesados en proyectos particulares de cohousing:

  • personas con discapacidad
  • tercera edad
  • familias
  • artistas con necesidades espaciales particulares: taller de artes plásticas, salas de ensayos, equipos de grabación, etc.
  • profesionales independientes (si es tu caso, quizá también te interese el coworking).

De esa manera, por ejemplo, los padres y madres que dedican su tiempo completo al cuidado de sus pequeños, encuentran mucha compañía.

Actividades para niños en proyectos de cohousing

Son muchísimas las actividades que se pueden hacer para mantener cohosionada a la comunidad. Te muestro algunos de los ejemplos que tienen que ver con lo que a nosotros nos interesa: las personitas. De todas formas, estoy segura de que cualquier actividad que normalmente harías con un solo niño, es viable llevarla a cabo en comunidad.

Actividades de interior para niños

  • Sesión de lectura de cuentos. Las familias disponibles se turnan para leer un cuento a todos los peques en la cafetería comunitaria. Así cada niño tiene al alcance más oportunidades de lectura que si se limita a los cuentos de casa. Además, es una actividade social que ayuda a aquellos papás y mamás que se dedican a tiempo completo al cuidado.
  • Sesión de canciones infantiles. Esto funciona muy bien para bebés y para niños de hasta tres años. Los adultos se sientan en círculo junto a sus personitas y eligen qué canciones infantiles cantar todos juntos. Si las canciones incluyen mímica y movimiento, será aún más divertido. ¿Quieres algo aún más original? Elegid canciones en inglés.
  • Tardes de juegos de mesa. Un día a la semana se pueden organizar sesiones de juegos de mesa. Esta actividad es para niños a partir de tres años, pero los niños de 6 a 12 años la disfrutarán especialmente. Se aportan diferentes juegos y los niños pueden agruparse como decidan para jugar con ellos. En este artículo tienes algunas ideas de juegos de mesa. Para aún más ideas, el blog Bebé a Mordor es más que recomendado en esta materia. Mientras los niños están entretenidos, los adultos tienen seguramente algo de tiempo para conversar.
  • Sesiones de creatividad o manualidades. Podéis organizar sesiones en las que colorear, pintar, hacer collage o lo que se os ocurra. Eso sí, dejadlo todo limpio para que el personal de la cafetería no tenga trabajo extra.

acuarelas para niños

  • Proyección de películas. Algunas comundades de cohousing tienen una sala dedicada al cine en la cual los vecinos pueden ver películas juntos. Algunas de ellas, pueden ser sesiones dedicadas al público infantil.
  • Actividades de cocina. Ayudar a los niños a hacer recetas de cocina en comunidad puede ser una experiencia muy satisfactoria. Si quieres ideas, te dejo esta receta de pizza.

Actividades de exterior para niños

El jardín es un lugar en el que pueden organizarse un montón de actividades para todos los miembros de la comunidad.

manos enlazadas sobre la hierba

  • Fiesta anual. Se puede decidir un día de celebración de la convivencia en el que se organicen varias activiades. Se trata de que los vecinos pasen tiempo junto y los niños puedan jugar y socializarse. Si además, te acompaña el buen tiempo e incluyes algunos juegos de agua será un éxito.
  • Barbacoas. Algunas comunidades acuerdan un día a la semana para organizar barbacoas y tener así tiempo de disfrutar juntos. Se puede hacer de diferentes formas: cada uno trae lo que come, cada uno trae algo para compartir con todos. Otra manera es que se acuerde una cantidad de dinero para poner por persona para y alguien se encarga de comprar para todos.
  • Huerto urbano. Probablemente, los pequeños estén encantados de ayudar a plantar, regar y cosechar aquello que se van a comer. Es una manera ecológica de potenciar que su alimentación sea más saludable.
  • Clases de natación. Si hay piscina, las familias pueden acordar pagar entre todos un monitor para enseñar a nadar a los pequeños. Es mucho más cómodo al evitar los desplazamientos.
  • Deportes. Se pueden organizar eventos aislados: como la semana de los deportes durante las vacaciones de verano, o como una actividad de tipo semanal con algún deporte en concreto: fútbol, tenis, etc.

Otras formas de colaborar que proporciona el cohousing

El cohousing proporciona otras formas de colaborar en la comunidad y sacar ventajas de ella, más allá de las relacionadas con los niños. Veamos algunas:

  • Estantería de préstamo de libros. Se coloca una estantería en un lugar común y los vecinos aportan los ejemplares que quierancompartir. El resto de vecinos puede tomar prestados los libros, registrando ellos mismos su préstamo.
  • Registro de préstamos de herramientas. ¿Cuántas veces al año necesitas u taladro? Desde luego no todos los días. La idea es que cada vecino anota que herramientas puede compartir en caso de necesidad, y así ser contactado llegado el caso.
  • Crear un formulario de voluntarios. ¿Podrías cuidar de mi gato durante mis vacaciones? ¿Sabrías arreglar mi ordenador si tengo un problema técnico? ¿Te importaría ayudarme si tengo un pinchazo en una rueda?
  • Organizar mercadillos internos. Se pueden organizar una o dos veces al año mercadillos para revender aquellas cosas que estén en buen estado pero ya no necesitas. Esto viene muy bien para el bolsillo, para dar nueva vida a objetos en desuso y para vaciar tu casa de elementos innecesarios.

Ventajas de Cohousing

Normalmente, suelo poner las ventajas de algo al principio de cada artículo. En este en cambio, he decidido ponerlo al final ya que me sirve a modo de conclusión.  Además, de poco me servía explicarte las ventajas si no conocías el concepto y todo lo que conlleva. Ahora sí, hay va mi lista de ventajas.

  • Socialización para adultos y niños/as.
  • Apoyo en la crianza.
  • Sensación de pertencia.
  • Reutilización y mejor aprovechamiento de los recursos.
  • Ecología.
  • Mayor participación en actividades culturales y deportivas.

Conclusión

Puede que ahora mismo estés diciendo: “Me encantan todas esas ideas, pero ¿qué tiene que ver conmigo? Yo no me voy a mudar de casa para poer hacer todo eso”. Estoy de acuerdo contigo, leer un artículo en un blog sobre cohousing no es razón suficiente para mudarse, con el lío que eso trae. Sin embargo, creo que hay pequeños detalles que todos podemos coger de aquí y adpatarlos a la realidad de dónde vivimos. ¿Y si ponemos unos cuantos libros en la escalera para prestar? Es solo una idea, pero seguro que hay otras que te pueden inspirar. ¿Por qué? Porque yo estoy convencida de que un mundo menos individualista, más colaborador y con lazos más estrechos solo puede ir a mejor. Soy una soñadora, ¿qué le voy a hacer?

Si te ha gustado el artículo,  comentarme algo o tienes más ideas de cómo colaborar para crear comunidades más vivas y partcipativas, déjame un comentario. Ya sabes que puedes hacerlo en el blog o en redes sociales: Instagram, Twitter, Facebook, Pinterest y Google +. También hay un incipiente canal de Youtube. Desde luego, no olvides suscribirte a la newsletter para recibir todas las novedades y el contenido exclusivo para suscriptores.

Gracias por leerme.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *