5 cosas que enseñar en casa a tus hijos

Una niña y su padre paseando tranquilamente de la mano por un camino. Cosas que enseñar en casa

A los padres se les exige mucho sobre lo que deben enseñar en casa a sus hijos. Éstos intentan con su mejor voluntad, enseñar a sus personitas tanto como es posible. Por ello, terminan saturados, y en algunos casos frustrados. Muchos padres enseñan a sus hijos el abecedario, a contar hasta diez o las formas geométricas. Otros les enseñan sobre animales, los planetas o canciones. Todo eso es fantástico, puedes segir haciéndolo. Pero son cosas que si tú no se lo enseñas, las aprenderá en algún momento, seguramente en la escuela. En cambio, hay otras cosas que sólo pueden aprender de sus padres y además ayudan a crear un mundo mejor. Son cosas que aprendidas desde la más tierna infancia pasan a ser parte esencial de ellos para toda su vida.

Qué enseñar en casa a tus hijos

Caminar de las manos

Obviamente todos los padres apoyan a sus hijos cuando aprenden a caminar. Al principio necesitan libertad para explorar de manera independiente. Esto es especialmente aconsejable si estamos en una lugar seguro, alejado de los coches, como la playa, el parque o una pinada. Sin embargo, una vez pasada la etapa exploratoria, los niños deben aprender a caminar al lado de sus padres agarrados de sus manos. De paso, pueden ir aprendiendo las normas de circulación para peatones.

Caminar de las manos es una manera bonita de pasar tiempo juntos y crear vínculos. Lo podemos hacer durante nuestro tiempo libre, dando un paseo en familia los sábados. Tambié podemos aprovechar el trayecto diario para ir a comprar el pan, a la escuela o a casa de los abuelos. Es importante enseñarles progresivamente a caminar durante más rato. ¿Por qué? Porque es un ejercicio estupendo.

Ser amable y educado

Si los padres no enseñan a sus niños a ser educados nadie podrá enseñarles, no pongamos ese peso en las escuelas. Los padres son modelos de sus hijos en todo lo que dicen, y sobre todo, en lo que hacen. Si tú eres amable y educado, tus hijos también lo serán. Ten en cuenta como tratas a las personas de tu alrededor, incluidos tus pequeños. Por otra parte debes intentar entender sus emociones, pues todos los comportamientos tienen una razón detrás.

Como explicaré en mi próxima entrada sobre comportamiento, tenemos que entender que estamos hablando con personitas pequeñas, pero personas al fin y al cabo.  Algunos libros son realmente buenos para ayudarles en este proceso. Hay estrategias en tres pasos para ayudarte en momentos difíciles.

  1. Ayuda a tu hijo etiquetando sus emociones, ej. “Veo que estás enfadado”
  2. Describe la situación, ej, “Querías que la prima se quedara pero se tiene que ir a su casa”
  3. Dale tiempo para reflexionar y calmarse.

Jugar contigo, con otros niños y a solas

A los niños les encanta tener atención, por lo que les resulta muy divertido jugar con sus padres. Cuando crecen aprenden de manera natural a jugar con otros niños. Primero junto a otros (compartiendo espacio y juguetes pero cada uno en su propio juego) y luego con ellos (compartiendo espacio, los juguetes e interactuando). Esta es la parte fácil, solo lleva tiempo. Luego hay que enseñarles a jugar solos, y más importante, a dejarte un rato solo (todo el mundo se merece un ratito de paz).  

Hablar y escuchar

Muchos padres están impacientes porque sus hijos aprendan a hablar, pero pocos saben que una vez que empiezan ya no paran nunca. Yo entiendo que puede ser difícil mantener una conversación con un niño pequeño. A veces no tiene sentido lo que te están contando, pero ellos necesitan practicar las palabras nuevas que han aprendido y ver cómo funcionan en diferentes frases. Hay quien dice, además, que si no escuchas las pequeñas cosas que te cuentan de niños, no esperes que te cuenten las cosas importantes cuando son adolescentes. Yo no me arriesgaría, y empezaría a escucharles desde ya.

La segunda parte es realmente importante, enseñar en casa a escuchar. Hay que enseñarles a que hablen, y a que esperen a ver qué tiene que decir la otra parte. Es bueno enseñarles que no son los únicos que tienen cosas que decir. Escuchando a sus padres contarse cómo ha ido su día pueden aprender las normas de la conversación. De nuevo, lo que hacemos los adultos les sirve de referencia.

Esperar

En la sociedad del siglo XXI todo es inmediato. Muchos de los lectores de este blog habrán crecido a finales del siglo XX cuando no había tabletas o smartphones para entretenernos mientras esperábamos el bus o hacíamos cola en el supermercado. Mientras los niños esperan observan el entorno y descubren lo que les rodea. También aprenden cómo funcionan las cosas, cómo actúan las personas. Se les puede enseñar en casa qué cosas pueden hacer mientras esperan. Durante su espera pueden hablar con quien tengan a su lado, cantar o tararear o recordar algún momento especial. Es un momento de atención plena, lo que en inglés llaman “mindfulness”.

Si te interesa conocer un cuento cuyo tema principal sea aprender a esperar, te recomiendo Cocinando con Papá. Se trata de un cuento montessori del cual soy autora.

Conclusión

Como veis son cinco cosas sencillas que se pueden enseñar en casa a los hijos. No necesitan tutores extra, comprar recursos o gastar dinero, sólo tu tiempo. ¿Te animas a ponerlas en marcha? ¿Cuántas has empezado a enseñar a tus hijos? ¿Cuál encuentras más difícil? ¿Añadirías alguna?

Responde a estas preguntas o plantéame tus dudas en los comentarios. ¡Me encanta que me dejes comentarios! También puedes decírmelo en redes sociales. Son Personitas tiene página en Facebook, cuenta de InstagramPinterestTwitter y Google +. No olvides suscribirte para recibir todas mis novedades en el newsletter del blog, además de contenido exclusivo.

Gracias por leerme.

2 comentarios

  1. Pingback: Enseñar a los niños a jugar solos| Sonpersonitas.com

  2. Pingback: Extender el vocabulario de tus hijos: 5 ideas para ayudarles. | Sonpersonitas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *